hola@braveup.eu

+34 659 21 23 76

Política de cookies

Política de privacidad

Aviso Legal

Nombre  
E-mail  
¿Cómo nos encontraste?  
Mensaje  
  
  

BOLETÍN SEMANAL

BOLETÍN SEMANAL

Las 3 claves que necesitas para vivir de forma consciente

 

Vivir de manera consciente significa que debes de estar atento a tu comportamiento, a tus propósitos, a los valores que has adquirido, a las metas que quieres conseguir en tu vida…


Y esta forma de «estar» se caracteriza por 3 premisas clave:

1. Vivir en el momento presente.


2. Reconocer y aceptar las cosas que pasan de manera objetiva. (Sin dar tu opinión sobre lo que sucede).


3. Responsabilizarte de tus acciones y de las cosas que te suceden.

Pero…


¿Qué beneficios te aporta vivir de forma consciente?


El principal beneficio es que te acerca a esa sensación que todo el mundo anhela en esta vida. Esa sensación, algunos lo llamamos calma y otros la definen como felicidad.

 

Entonces, si vives de forma consciente, vas a:


✔️ Ser más consciente de lo que te sucede y de lo que sucede a tu alrededor. Así, dejarás de hacer culpable a terceras personas de las cosas negativas que te pasan en la vida.

✔️ Tomar mejores decisiones sobre tus acciones, porque gestionas mejor tus pensamientos, emociones y sensaciones.

✔️ Ser capaz de gestionar y cambiar tus pensamientos negativos más repetitivos.

 

¿Quieres saber cómo puedes conseguir llevar a cabo estas 3 premisas clave que te acabo de enseñar?
Todo parte de tu voluntad.

 

Ten en cuenta que tu éxito es un 10% de tu talento y el resto 90% está en tu propia motivación, autoestima y autoconcepto.
 

Para ser capaz de vivir en el momento presente, tendrás que esforzarte y practicar. Como ya bien sabes, todo aprendizaje requiere de una práctica.

 

A pesar de que las cosas no salgan como te imaginabas que serían, siempre hay algo que ganar y aprender. 

 

 

 

Para ayudar a los niños a sentirse motivados cuando se sientan derrotados, puedes crear con ellos listas de superación. Esto les ayudará a permanecer motivados y con ganas de superarse así mismos.

 

Enséñales que la derrota, no es nada más y nada menos que parte del aprendizaje:

 

Cuando aprendemos algo, siempre tiene que haber un error (y así poder verificar cuando el resultado sea correcto). Cuando sabes que un resultado es erróneo, por consecuencia, sabes que hay otro resultado que tiene que ser correcto.

 

Para obtener la felicidad emocional es necesario ser consciente de tus emociones y saber controlarlas.

 

Estas habilidades se pueden adquirir desde una edad temprana a través del aprendizaje, en la escuela y también en el seno de la familia.

 

En este contexto, nos surgen inmediatamente algunas preguntas;

 

  • ¿Crees que en la escuela se trabaja lo suficiente la toma de conciencia emocional?

 

  • ¿Consideras que desde el ámbito educativo se fomenta el desarrollo de la capacidad para comprender cómo se sienten los demás?

 

  • ¿Se nos enseña a regular las emociones?

 

Es habitual percibir la preocupación de muchos padres por la formación de sus hijos en materias como las matemáticas, el lenguaje, las ciencias… Del mismo modo, debe potenciarse la educación emocional como parte del desarrollo integral de las personas.

 

Si bien es cierto que los años en edad escolar son fundamentales para el desarrollo intelectual, no es menos cierto que el desarrollo emocional es de vital importancia para cualquier individuo que quiera comprender el mundo en el que va a vivir.

 

Vivimos en un mundo en el que los cambios se han producido de forma acelerada y estamos inmersos en una sociedad globalizada e integral. En la que, los padres y los educadores hacen hincapié en la educación emocional de sus hijos para poder entender el nuevo mundo al que se enfrentan.

 

Cuando las personas ponemos nombre a las cosas que vemos a nuestro alrededor, nos da calma porque le damos un sentido a lo que vemos.

 

Lo mismo sucede con las situaciones que vives.

 

De manera simple y resumida, una emoción no es más que una rección a un suceso percibido a través de tus sentidos. Si le pones nombre a lo que has sentido y a cómo has reaccionado ante esa situación, te quedarás más tranquilo al poder comprender lo que sucede a tu alrededor y con tu propio cuerpo.

 

Por todo esto mismo es importante tener un amplio vocabulario en lo que respecta a las emociones y sentimientos. Para de esta manera poder expresar lo que uno siente de una la manera más precisa posible.

 

Por lo tanto, cometer un fallo, perder o sentirse derrotado, no es más que una parte del proceso que hay que superar cuando uno mismo quiere aprender algo nuevo.

 

 

 

Y nunca es tarde para empezar.

¿Comenzamos juntos?

brave uP!