¿Soy la persona en la que quiero que se conviertan los niños?

 

Si te hiciesen esta pregunta:

 

¿Cómo te gustaría que fueran tus niños?

 

Probablemente surjan en tu mente multitud de adjetivos positivos para ellos, como por ejemplo: optimista, inteligente, respetuoso, decidido, valiente, etc.

 

Pero, si te paras unos segundos y piensas, ¿dónde sitúas tu responsabilidad para que los niños y niñas adquieran esas características?

 

¿Qué contestarías?

 

A veces, uno desea muchas cosas, pero las acciones que luego se llevan a cabo, no acompañan a la realidad y surgen las dificultades. 

 

Alfredo Hernando, psicólogo, educador y autor del libro "Viajes a la escuela del siglo XXI", indica en una de sus entrevistas: “es fundamental que los educadores se sientan parte del proyecto y asuman responsabilidades”.

 

Nosotros, ampliamos este compromiso y responsabilidad a todas las personas que acompañan a los menores, principalmente familias y educadores.

 

 

 

 

 

Si eres una persona que acompaña a menores, ¿te gustaría que los niños se convirtieran en alguien como tú? 

 

Siguiendo los ejemplos que hemos puesto al inicio, reflexiona:

 

  • ¿Eres una persona optimista ante la vida?

 

  • ¿Tomas las decisiones con seguridad?

 

 

  • ¿Respetas a las personas que te rodean?

 

  • ¿Tienes una actitud de valentía ante los sucesos?

 

Si solo compras libros y no lees (este absurdo existe), si solo asistes a conferencias y no actúas, si solo escuchas audiolibros motivacionales y no sigues sus sugerencias, si decides seguir este curso de acompañamiento emocional respetuoso, pero nunca decides llevar a cabo en tu propia y particular vida un cambio personal, pues no va a servirte de mucho, tenlo por seguro.

 

Con todo ello, nos referimos a una forma particular de “estar” en el momento presente. Esta forma de “estar”, se caracteriza por las siguientes tres cualidades:

 

  • Vivir en el momento presente.

  • Reconocer y aceptar las cosas como son.

  • Ser generoso consigo mismo.

 

 

 

Una persona que cumpla estas tres cualidades será una persona de mente abierta, consciente, generosa y curiosa sobre el entorno, cuidará sus pensamientos y sentimientos y tendrá herramientas para gestionar sus emociones y sensaciones. Esto ayuda mucho a contrastar el modo de piloto automático y se puede desarrollar al practicar la meditación, mindfulness o realizar diversos ejercicios para mejorar la concentración y atención. Entre los beneficios de desarrollar la consciencia plena, tenemos:

 

  1. Ser más consciente de lo que te sucede y lo que sucede alrededor tuyo.

  2. Concentrarte mejor en tus acciones sin mayores distracciones de tus pensamientos, emociones o sensaciones.

  3. Desprenderte de pensamientos negativos repetitivos.

 

Esto permitirá guiar, mantener y redirigir tu atención con la finalidad de evitar caer completamente en los hábitos negativos adquiridos de pensamiento, sensaciones y/o acciones. Ya que, el darte cuenta de los pensamientos negativos y tensiones en tu cuerpo es el primer paso para intentar flexibilizarlos y estar en un mejor balance interno.

 

Desarrollar o cultivar este modo de consciencia plena es una habilidad, y como toda habilidad, toma tiempo y mucha práctica para mejorar.

 

 

A partir de ahora, sigue, deseando lo mejor para tus niños, pero acompañándolos desde tu mejor versión. Si quieres conocer tu mejor versión y ser el mejor referente para los niños, solo tienes que pinchar aquí y acceder al curso de Especialización en Acompañamiento Emocional a Menores. 

BOLETÍN SEMANAL

BOLETÍN SEMANAL

Nombre  
E-mail  
¿Cómo nos encontraste?  
Mensaje  
  
  

brave uP!

hola@braveup.eu

+34 659 21 23 76

hola@braveup.eu

+34 659 21 23 76

Política de cookies

Política de privacidad

Aviso Legal