“De los 5 a los 11 años, en los recreos me pegaban entre 3 y 7 personas… lo que buscaban era diversión en mí”

Aitor González, joven español de 24 años nos cuenta la historia de cómo, mediante valentía y esfuerzo, logra superar las dificultades que sufrió a lo largo de su etapa como niño y adolescente, “llegaba a casa con las gafas rotas hasta tres veces a la semana”. Aitor sufrió acoso durante su etapa escolar en la que llegaban a agredirle hasta 7 personas a la vez.

A los 11 años, mientras jugaba al fútbol sufrió un accidente y se le cayó la cruceta de la portería sobre la cabeza,causa de que permaneciera 13 días en estado de coma. Tras el accidente, Aitor no abandonó y siguió con sus estudios con una profesora particular hasta terminar la Educación Primaria.

“El instituto es como si fuera la segunda parte del acoso y bullying hacia mi persona”. En Secundaria, Aitor siguió sufriendo acoso, esta vez psicológicamente: “no me pegaban tanto como en el colegio… utilizaban más la palabra para molestarme”. A pesar de ello, siguió luchando e incluso realizó un grado superior de electricidad.

En la actualidad, Aitor se siente alegre por saber que día a día crece y se supera. Él es feliz sabiendo que puede ayudar a otras personas con problemas similares a los que él vivió, “a veces la vida puede parecer color oscuro, pero tú mismo puedes dar color a la vida”

¡Brave Up te da las gracias por tu valentía y solidaridad!